Hackeando IKEA, del hackeo al diseño

No hay mucho que decir de Ikea de lo cual la gente no tenga conocimiento. Por ejemplo, para nadie es un secreto que se trata de una compañía multinacional consagrada a fabricar y vender muebles, objetos para el hogar y de decoración.

Una de las características primordiales de esta empresa es que son los propios diseñadores de los muebles y productos que fabrican sus más de 1.500 proveedores distribuidos en los cinco continentes.

La empresa IKEA suele trabajar con diseñadores radicados en muchas partes del planeta. Ello le da la capacidad de ofrecer constantemente nuevas colecciones de muebles y accesorios a sus clientes y seguidores habituales.

En lo que respecta a los productos de IKEA, en su gran mayoría se venden desmontados, con instrucciones específicas para el comprador, en las que les dicen cómo  armar por sí mismos el mobiliario adquirido.

No obstante, el comprador tiene la opción de armar el modelo que recibe en la guía de instrucciones o puede, con toda libertad:

  • Crear un mueble que sea de su gusto y producto de su creatividad a partir de los elementos que la compañía le envía.
  • Modificar o hackear el modelo de mueble que recibe.

La modificación o hackeo puede correr en dos vertientes:

  • En la estructura, componentes y forma del mueble concebido.
  • En la funcionalidad o destino que ha de darle al mueble construido.

Al comprar un producto IKEA, a bajo costo comparado con otros, es la verdad, este llega a nuestro hogar en un embalaje plano, que nos permite almacenarlo de manera muy cómoda si no lo vamos a armar al recibirlo.

¿Hackear, customizar o modificar un mueble IKEA?

Para evitar confusiones, aclaremos un poco las aguas en cuanto a la posible relación existente entre estas tres palabras:

  • Hackear es un verbo que tiene su origen en un préstamo del inglés, de la palabra ‘hack’; traducida al español significa ‘piratear’. En cierta forma, consiste en copiar o introducir cambios en algo sin el permiso del autor.
  • Por su parte, ‘customizar’ proviene de la adaptación del término también inglés ‘customize’, que quiere decir ‘personalizar’, adaptar una cosa a nuestro gusto.
  • En tanto que ‘modificar’ se trata simplemente de hacer cambios en las cosas, manteniendo sus características básicas.

Vistos los tres términos, podemos decir que hemos estado hackeando o customizando desde el principio de los tiempos; muchas veces, sin reparar en ello, llevados solo por la necesidad.

En cuanto al mobiliario y los objetos fabricados por IKEA, en su gran mayoría pueden ser modificados de acuerdo con nuestro parecer y nuestras urgencias, tanto estructural como funcionalmente.

El IVAR de IKEA, ¿hacking o creación?

Uno de los muebles más icónicos de IKEA es el IVAR, el cual no es una estantería, tampoco es un gabinete, ni siquiera es un módulo; es todo eso en uno y puede dar origen a distintos modelos de muebles o estructuras con fines diversos.

Con 52 años de historia, el IVAR es el mueble perfecto para que la imaginación dé rienda suelta a la creación. La misma IKEA aporta ideas y enseres que permiten hackear cada creación.

El IVAR nace como una sencilla estantería, algo estrecha; construida con madera de pino sin tratar, maciza y robusta; pero con una funcionalidad que a lo largo de su más de medio siglo de vida ha demostrado parecer no tener fin.

En sus inicios, el IVAR consistía básicamente en un par de estructuras y la cantidad de baldas que se quisieran disponer de acuerdo con las necesidades del cliente. A esta estructura radical se fueron incorporando otros accesorios.

Un mueble IVAR nace del uso que pueda dársele a tan solo una de sus estructuras; por ejemplo, puede usarse como un toallero que encaja perfectamente en cualquier sitio de la casa.

Baldas, puertas, cajones, asas, ruedas, patas, armarios; todo lo que se pueda concebir, se puede añadir para hacer un mueble distinto en cada ocasión. Un poco de habilidad para el bricolaje puede ayudar.

La versatilidad de los elementos que forman parte del IVAR da respuesta a cualquier necesidad y al espacio disponible para su uso. No solo es un mueble de almacenaje. Por solo mencionar algunas, puede llegar a hackearse en:

  • Aparador.
  • Armario-pizarra.
  • Biombo.
  • Escritorio.
  • Estantería para los baños.
  • Perchero.
  • Separador de ambientes.
  • Soporte de cama.

Hackear en positivo, los discapacitados lo aprecian

Muchos de los muebles creados por IKEA son poco amigables con personas que sufren de ciertas discapacidades. Por ejemplo, a pesar de su belleza, hay muebles cuyos asientos resultan ser muy bajos o también, hay cajones sin asa.

El interés de esta compañía es que todo el mundo pueda disfrutar de sus productos; por ello, han tomado la determinación de hackear algunas de sus creaciones y hacerlos más accesibles a todo tipo de público.

El paso inicial lo ha dado IKEA Israel, la cual se ha unido a las ONG Milbat y Access Israel; el objeto es crear mecanismos o complementos que incrementen la accesibilidad de cada una de las creaciones de la empresa de muebles.

‘ThisAbles’ es el título impuesto a esta iniciativa la cual cuenta, entre otras, con:

  • Unas cuñas que colocadas bajo las patas del sofá KARLSTAD, lo hacen más alto.
  • Para evitar que las sillas de rueda lleguen a chocar con las puertas de cristal de la estantería BILLY, se ha creado una tira especial de plástico.
  • Se creó un interruptor de mayor tamaño destinado a la lámpara RANARP.

En el sitio web www.thisables.com, están a la disposición de cualquier persona, de manera gratuita y libre, todos los diseños que tienen como fin facilitar el uso de los productos IKEA a personas con discapacidad.

Con el objeto de incluirlas en esta colección, la empresa ha dispuesto en esta misma dirección web un espacio en el que las personas pueden sugerir cómo hackear otras piezas para adaptarlas a su condición o problema físico.

Como es de apreciar, lo sobrio y básico de las piezas IKEA se pueden customizar para adaptarlos al gusto y a la necesidad de cada persona. Hackear un producto IKEA no es un delito, como pudiera pensarse.

En pro de su progreso y de la comodidad de los usuarios de productos de esta gran empresa, ella misma estimula el hackeo y la transformación de sus diseños.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.